Romina /Al Bano y su “Felicità”


Por: Señorita Pepis   /   Agosto 2014

Un bello castillo del siglo XIV, que mejor lugar para albergar historias de amor. El de Perelad, propiedad de Arturo Suque y Carmen Mateo, dos de las personas más ricas de España, se ha reconvertido en bodega, museo, casino y sede durante dos meses al año del prestigioso Festival de música reconocido internacionalmente.
El espacio es tan bonito que se quedaron a habitarlo las musas de los grandes maestros que actuaron en su escenario. Y en sus torres y jardines, revolotea el espíritu de algunos visitantes célebres que han disfrutado de su música, tal podría ser el de Lady Di, que en un verano del pasado apareció junto a nuestra reina Sofía para disfrutar de un artista de excepción que sigue ofreciendo en el presente grandes momentos: el tenor Josep Carreras.
Albano Carris (71) y Romina Power (62) volvían a actuar juntos. El cantante italiano y la hija del mítico actor Tyrone Power y de la bella actriz Linda Christian, se reencontraban con el castillo y sus anfitriones y amigos, nada menos que veinte años después de su último concierto.

ROMI3
Pero, aunque “veinte años no son nada” según decía Gardel, dan para mucho. Atrás quedó la guerra. El acercamiento se gestó en 2013 cuando Romina aceptó participar en un concierto que Andrei Agapov, un millonario ruso aficionado a la canción italiana que decidió dar dos conciertos en Rusia para agasajar a Al Bano y apuntó la posibilidad de que participara Romina. Y cuando nadie esperaba que aceptara, ella dijo sí. Y surgió el reencuentro; no fue sencillo. Después de esos conciertos siguieron tres más en Estados Unidos y Canadá, hasta llegar aquí en la víspera del cumpleaños de su anfitrión, Arturo Suque.
Muchos nostálgicos fans de la pareja, gente vestida para la ocasión de medio gala, veraneantes varios, algún que otro invitado conocido, como una parte de la familia de la soprano Montserrat Caballé, dispuestos a disfrutar del espectáculo.
Todos los ojos dirigidos al escenario y apareció el artista, pequeño de tamaño, pero simpático y encantador, vestido de gris casi negro, sobrio. Con un chorro de voz importante desgranó algunas de sus canciones (E´la mia vita, La mañana, etc.). Ante los ojos de los espectadores a los que se hacía eterno la espera para verle junto a su ex.

ROMI1

ROMI2
Y llegó el turno de Romina. “Una mujer que creció en América y se maleducó en Italia” y “con la que en los últimos 20 años solo hemos cantado en los tribunales, pero ahora somos amigos”. El hizo de maestro de ceremonias y desapareció del escenario.
Romina, algo entradita en carnes, con melena más rubia de la que nos tenía acostumbrada, fue recibida con piropos. “Gracias, mi maquillador es muy bueno”. Vestía un conjunto pantalón, vaporoso en tonos azules y verdosos, cantó en inglés algunas canciones, como U. S. América, etc. y recitó a modo de canción una poesía escrita por ella y cuya letra podíamos seguir en la pantalla: “la avaricia humana/ me sorprende/ la maldad/ aun me sorprende más…. Y…enterramos a los /que amamos/ nadie pondrá fin / a nuestra libertad. Versos que algún día plasmará en un libro.
Apareció en el escenario Yuri Carrisi, su segundo hijo, de la relación con Al Bano, que cantó con ella una pieza, y después siguió solo con varias versiones de canciones de los Beatles y otra de Pink Floyd que se hicieron casi interminables. (El chico no canta mal, aunque no tiene el carisma de sus padres y parecía metido con calzador en el espectáculo).
Afortunadamente antes de que el hielo se instalara entre el respetable, apareció de nuevo su padre Al Bano, para seguir deleitándonos con un Ave María y otras canciones de su repertorio que volvió a demostrar, que los años no habían restado un ápice a su portentosa voz.
Dio las gracias de una manera muy sincera al festival: “Encantado y orgulloso de actuar donde lo habían hecho Luciano Pavarotti, Placido Domingo, o Montserrat Caballé en una noche mágica” y por fin dio la entrada a Romina Power su ex esposa.
Aunque la noche era muy cálida se calentó muchísimo más cuando por fin la pareja se juntó en el escenario. Ella, ahora vestida con un conjunto idéntico al anterior pero en tonos fucsia y blanco, guapa. Mucho sentido del humor (al hacer su entrada en el escenario hubo un problema con la batería a lo que ella comento: algo entradita en carnes con melena más rubia de la que nos tenía acostumbrada “La batería se ha emocionado” y Al Bano la invitó a salir y entrar de nuevo.. y por fin unieron sus voces para cantarnos algunas de sus canciones.

ROMI4
Radiante Romina, luminosa, revoloteaba alrededor del hombre que ha sido más importante en su vida. Juegos de miradas cargadas de intención, cogidos de la mano, bailando juntos .Por unos momentos el pasado y la magia vuelven El cantante la miraba con adoración, con admiración y observándoles hacia que te olvidaras de que han estado tanto tiempo separados, tal vez él , en ese momento hizo un flashback y vio a la joven de la que se enamoro locamente. Sí, son actores en plena actuación, pero fue una representación tan perfecta que consiguieron que los presentes nos empapáramos de una historia de amor que no parecía tener fin.
Brindando con cava cantaron el cumpleaños feliz a Artur Suqué por sus 83 años uno de los propietarios del Castell de Perelada .
En las gradas a cada una de las canciones que nos ofrecían se oía alguna voz que reclamaba “Felicita” ” y por fin llego la emblemática canción de esta pareja, con la que cerraron el concierto Les acompañaron en el escenario alguno de sus hijos Albano Jr. (hijo del cantante con su actual pareja) y Yuri el hijo de ambos.
Una vez terminado el recital posaron para el recuerdo con los Suque . Firmaron autógrafos todas sonrisas. Han compartido hotel estos días y comentaron lo feliz que les hace volver a cantar en España. Romina comento que: “volver a cantar con Al Bano es muy emocionante. Al no hacerlo cada día es muy especial.
Cuando le preguntaron que cómo mantenían la magia en el escenario el cantante dijo que:”La música es una sensación, que cuando nace desde dentro es como una comunión”. Romina entre risas comento que cantaba por dinero pero matizo, “que cuando no cantas cada día lo valoras más”.
El, menos material; se molesta cuando se habla de dinero “porque después de 50 años de trabajo duro está claro que no es sólo por dinero. ¿Y el resto de sus hijos? A ellos también le ha salido la vena artística, Kristel compone y Romina es una buena actriz.
La pareja ha conseguido por fin tener una relación de amistad y cariño que nunca debió romperse.
Mucha s carcajadas y mucha luz en los ojos de la cantante, se nota que ha pasado página o por lo menos que lo está intentado. El, con una vida nueva y con el pasado muy presente la mira con satisfacción, creo; que este hombre se siente muy satisfecho de lo que ha conseguido… resolver la tristeza del pasado, pensar solo en el presente.
Vive un momento pleno a sus 71 años con una nueva familia, unos hijos nuevos y una buena relación con los anteriores y parece que está en paz.
Sí, solo aspira a vivir con serenidad, porque como él dice “la felicita es como una anguila que se te escapa de las manos, mientras que la serenita cuando la conquistas siempre está ahí”.
Romina no ha rehecho su vida. Vive en América, seguramente para sentirse más cerca del lugar donde desapareció su hija. Quizás para darle una oportunidad al destino de que en algún momento ella aparezca. Aunque eso seguramente no pasará… ella dice que es más feliz allí… aunque echa en falta Europa como reconoció.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s